Visita a Puerto Madryn casi sin pensarlo

Llegué a la ciudad de Puerto Madryn casi sin planificar que iría a este sitio.  Pasee por informes turísticos, un puesto dentro de la terminal, para conseguir un plano y consultar que podría hacer. La persona que atendía me respondió que por la tarde solo podría recorrer un poco la ciudad y ver museos. Añadió que era una pequeña localidad de apenas unos 80 mil habitantes, me asusté y pensé que me aburriría. Pero como estaba cansada, decidí buscar un sitio para hospedarme y luego de dejar las cosas y acomodarme salí a pasear. Y al empezar a caminar, mi sensación de estar en un sitio equivocado desapareció.

Recorrí la extensa y pintoresca costanera, donde un mar primero de coloración turquesa y en horas más tarde de color grisáceo no dejó de sorprenderme. Sumado a ello, la calle principal llamada Avenida Roca, se encuentra frente de la costa por lo que uno no pierde jamás la hermosa vista del horizonte.

Realicé un recorrido por los locales de artesanías para llevar algunos regalos y también averigüé las posibilidades de excursiones desde Madryn para finalmente elegir la de Península Valdés. Al día siguiente hice la excursión, fue un paseo que duró unas diez horas, dónde pude avistar la fauna típica de la región patagónica e imponentes paisajes.

El recorrido por Puerto Madryn, breve pero mágnifico, junto con la excursión fueron una agradable experiencia, por lo que recomiendo visitar esta elegante ciudad portuaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *