Excursiones a Tafí del Valle

Ya sea que la gente llegue en vuelos a Tucumán, en auto o con pasajes de ómnibus, lo cierto es que tratan de incluir en su itinerario una visita a la hermosa localidad de Tafí del Valle. Llegar hasta allí es una experiencia única, ya que permite apreciar en un par de horas el cambio de la geografía tucumana, desde la “chatura” de la ciudad, pasando por la selva de yungas del cordón montañoso que hay que sortear para llegar y, finalmente, la precordillera, con los cerros enormes que le dan un marco mágico a los veranos en Tafí del Valle.

Pero vamos por parte. De Tucumán hay que tomar la ruta 9 con destino a Famaillá y luego, antes de llegar a monteros, doblar a la derecha en la ruta 307. Se recomienda hacer este camino siempre de día (ya sea a la ida o a la vuelta) porque para quienes no lo han recorrido nunca se trata de un camino de montaña, con curvas y contra curvas siempre en subida (cuando uno va Tafí y viceversa a la vuelta). También es interesante porque se pueden experimentar distintos climas en sus recorridos, ya que mayormente el camino a través de la selva de yungas es bastante húmedo y en algunos momentos hasta puede haber niebla.

Pero luego, llegando a Tafí, el cielo se despeja y los cerros comienzan a ser un poco más áridos, propios de cordillera, con característicos cactus a la vera del camino. Antes de Tafí del Valle, por otra parte, se ubica el lago El Mollar, producto del embalse/dique La Angostura.

Unos kilómetros más adelante, entonces, llegamos a Tafí del Valle, que aún conserva su aire de pueblo de montaña, con construcciones de adobe y un centro que aún parece permanecer en el siglo XIX. El clima en Tafí es muy agradable, aunque en verano las temperaturas pueden ser extremas. Por eso, nada mejor que gratificarse con una cerveza en algunos de los muchos bares de su calle principal que miran hacia los cerros.

Si no se tiene auto propio, las agencias de viaje en Tucumán ofrecen excursiones a Tafí del Valle que parten todos los días, ya sea desde los hoteles como desde la terminal de ómnibus.

Vacaciones 2013 en Tilcara – Jujuy

pucará de tilcara - jujuyTilcara es un destino obligado de todos los que eligen pasar sus vacaciones en el norte argentino. Se trata de uno de los pueblos más interesantes de la Quebrada de Humahuaca y tiene como uno de sus más interesantes atractivos el Pucará de Tilcara. El Pucará es una fortificación construida siglos atrás por los pueblos originarios que habitaban la zona y que formaban parte del imperio inca.

Hay excursiones al Pucará de Tilcara que le muestran al turista los recovecos de esta fortaleza que aún hoy asombra por su solidez e ingenio de su ubicación. Desde allí se domina parte del paisaje, por lo que habrá sido muy buena para la defensa.

Hay vuelos directos a Salta y Jujuy que nos dejan a una distancia lógica de Tilcara y de los demás pueblos de la quebrada. Uno puede alquilar un auto o ir en ómnibus y alojarse en algunos de los hoteles y posadas y cabañas de la localidad, que se caracteriza por su aire antiguo, dado por sus casas de adobe, sus calles coloniales y la sensación de que por ahí no ha pasado el tiempo. Obviamente, la modernidad y el hecho de haberse convertido en uno de los destinos turísticos más promocionados del noroeste argentino han cambiado un poco su fisonomía, pero se ha hecho con bastante respeto por el entorno  y la historia del lugar.

Tilcara es año a año visitada por familias que recorren los pueblitos de la Quebrada (Humahuaca, Purmamarca y Tilcara) y que van descubriendo la belleza de los cerros que los rodean, el encanto de su gente y sobre todo la hospitalidad y las comidas típicas (empanadas y tamales especialmente).

Y también hay campings en Tilcara que invitan a los mochileros a pasar por ahí y dase una vuelta por la ciudad. Y la verdad es que revitaliza ver a los cientos de grupos de amigos que, mochila al hombro, recorren la quebrada, haciéndose tiempo para guitarrear con los lugareños y compartir un mate, entre otras cosas.

Familias y mochileros por igual, además de visitar el Pucará, realizan la caminata hasta la Garganta del Diablo, un salto en el que es posible apreciar la belleza de la quebrada con amplitud.

Valeria del Mar y el encanto del verano 2013

valeria del mar 2013El verano 2013 se acerca y está bueno saber con qué opciones contamos a la hora de elegir un balneario de la costa atlántica argentina. El verano en la provincia de Buenos Aires es fuerte en cuanto a posibilidades de pasarla bien. Y Valeria del Mar es una opción. Se trata de una de las localidades más “nuevas” del Partido de Pinamar, y queda entre Ostende y Cariló. Comparte con estos dos sus características fundamentales: playas largas, un mar bravío a veces, árboles… naturaleza en su máxima expresión. Y, claro, posibilidades de alquiler de casas y departamentos para todos los gustos y bolsillos.

El nombre Valeria del Mar proviene de quien fuera dueña de los terrenos donde se emplaza, Valeria Guerrero. Esta familia está emparentada con la zona porque también fueron los que desarrollaron Pinamar y Cariló.

Las calles internas son tranquilas e invitan a ir caminando a la playa. Uno se puede quedar en alguno de los balnearios que hay ahí o puede, si quiere, ir con heladera, reposeras varias, sombrilla (o la clásica media carpa playera, que es buena porque a veces el viento sopla fuerte) y todos los juegos que uno puede practicar a orilla del mar, desde el truco para la tarde (entre mate y mate, claro), fútbol, paleta o tejo.

La onda en la playa es familiar. Su aire de placidez se transmite a los veraneantes y todos arreglan tácitamente no molestarse entre sí. La buena vibra que se respira termina por apropiarse de los que pasan los días allá y el resultado son unas vacaciones espectaculares.

Y si querés un poco de “ruido” estás a sólo cinco kilómetros del cruce de las avenidas Bunge y Libertador, centro neurálgico e Pinamar, a donde podés ir a pasear, salir a comer, que los chicos jueguen en los locales de juegos electrónicos, podés tomar algo en un boliche con más jóvenes que viejos… podés hacer de todo. Si te va la onda más tranquila, también estás a cinco minutos del centro comercial de Cariló. Y tenés bares y casas de té y café y todo lo que puedas desear.

Y a la noche, a dormir de nuevo a Valeria del Mar.

Verano 2013 en Pinamar

Hay experiencias que valen la pena ser vividas y nunca más repetidas. Con Pinamar eso no pasa. Basta con ir una vez a este balneario de la costa atlántica bonaerense para querer repetir la experiencia años tras año tras año. Hay algo en las playas de Pinamar que nos encanta. Y eso que la arena es normal. Y el mar a veces es frío. No importa, las ganas de estar en enero en Pinamar son más fuertes, porque durante las vacaciones de verano en Pinamar la ciudad se convierte en un hervidero en el que se cuecen los programas más divertidos en un clima ideal para pasarla de manera increíble.

Podemos ir a Pinamar en plan de descanso y fiesta, en soledad, en pareja, con amigos o con toda la familia. Porque este balneario que durante el año no tiene muchos habitantes, en verano se transforma en un mundo de gente que pulular por todos lados en pos de pasarla bien.

Para ir en enero a Pinamar hay que preparar todo con anterioridad: hay que ir un tiempo antes y buscar un departamento cómodo o una casa, según los presupuestos con los que uno cuenta. Hay cosas caras, por supuesto, porque es un lugar muy top de la provincia de Buenos Aires.  Pero también hay espacios accesibles.

Luego, juntar las ganas y planear la manera para estar bien. Para ello también está bueno reservar una carpa en alguno de las decenas de balnearios que se extienden por su cordón playero. De esta forma, ya asegurado un spot en la arena, podemos tomar sol y bañarnos durante el día.

A la noche, está bueno descansar un poco y prepararse para salir. Se puede comer en alguno de los cientos de restaurantes que verano tras verano abren en las calles principales como Bunge y Libertador (centro neurálgico). Después, están los boliches bailables que abren hasta tarde y nos garantizan diversión.