El maravilloso Valle de la Luna, San Juan

Unas 62.000 has, un excepcional valor geológico y paleontológico, una comunidad con rasgos naturales de mucho interés científico son solo algunos de los rasgos que tiene el Valle de la Luna, también declarado “Patrimonio natural de la humanidad” por la Unesco.

El Parque Natural Provincial Ischigualasto está ubicado a 330 Km. de la capital de la provincia de San Juan en dirección noreste, limitando con la provincia de La Rioja. El parque ofrece un extraño y atractivo paisaje, donde la escasez de vegetación y la más variada gama de colores de sus suelos, más el capricho en las formas de los montes, lo hacen ser un lugar predilecto para turistas, tanto nacionales como extranjeros. Donde, la mayoría de éstos, recorren en forma de visita guiada con sus autos particulares o bicicletas, y siempre acompañado por un guía. Además, para aquellas personas curiosas que desean estar en mayor contacto con este fenómeno, se encuentra instalado un museo en el cual muestra los aspectos  de los cuales no son mostrados en el tour mencionado anteriormente.

Pero la magia no queda ahí, este lugar nos permite vivir experiencias tan absolutas como el silencio y la soledad total, e incluso otra realidad. Representa el comienzo del mundo tal y como lo conocemos ya que parte de la fauna que ha llegado hasta nuestros días y desde la era los dinosaurios han habitado en el Valle de la Luna. El hallazgo de restos de estos dinosaurios dan las respuestas mas interesantes acerca de su origen y evolución, y aquí radica el verdadero valor científico de Ischigualasto.

Es sin duda una de las mas espectaculares maravillas que nos brinda nuestro país. Muy recomendable para visitar el sitio donde “se posa la luna”.

BF8

 

Viaje a Talampaya y al Valle de La Luna

He aquí un breve relato de mi paso por cuyo, más precisamente por Talampaya y una parte de la provincia de San Juan.

Salí hacia la ruta y luego de unas cuantas horas de viaje llegué a Talampaya, sí directamente al Parque Nacional sin dejar los bolsos ni nada. Al principio me parecía incomoda tal idea, pero una vez que descendí del colectivo y mire a mi alrededor y me encontré en este sitio, mis preocupaciones desaparecieron. Claro, es tal el encanto que tiene este lugar que te hace sentir que te remontas a otra era, otra realidad. Los paredones altos rojizos que te hacen sentir diminuto, la quietud del silencio de aquel lugar y las formas caprichosas que la erosión causó sobre algunas rocas, más la extraña vegetación y jeroglíficos hacen de Talampaya un lugar único al que volvería ir y recomiendo visitar. Luego de pasar por este espectacular paisaje subí nuevamente al colectivo con dirección hacia la Villa San Agustín.

Villa San Agustín, es utilizada como puerta de acceso por todos los viajeros que desean conocer El Valle de La Luna. Es una localidad antigua, con aire de pueblo que parece quedada en el tiempo. Es sorprendente que no haya sido invadida por la barbarie turística. Pase unas pocas noches en este encantador lugar y visité el famoso Parque Ischigualasto, popularmente conocido como El Valle de La Luna.  Aquí me sorprendió Cancha de bocha, el submarino, el hongo y para hacerlo más simple el lugar mismo. Luego de visitar tales maravillas seguí viaje hacia la ciudad de San Juan, una agradable ciudad, limpia y con gente muy hospitalaria.

Imperdible San Juan: el Valle de la Luna

Una provincia olvidada: San Juan. Muchos atractivos turísticos que no se visitan. Si es un argentino orgulloso de su país, ¡conozcalo por completo! Tiene muchos tesoros más que los típicos destinos patagónicos.

En sus próximas vacaciones visite el Valle de la Luna, un increíble paisaje desértico rico en historia y geología. Tiene una extensión de 60 mil hectáreas de formaciones arcillosas protegidas en el Parque Provincial Ischigualasto. Se encuentra solamente a 300 kilómetros de la capital provincial  y posee un atractivo turístico muy importante.

Antaño la región era un enorme lago y hoy es solo un desierto, pero aún así no perdió belleza y encanto. Viaje a San Juan para conocer la razón de este terrible cambio en la geografía del lugar y aprecie como la naturaleza produjo en las rocas asombrosas siluetas. La gente del lugar las ha relacionado con hechos, cosas y animales de la vida cotidiana, así es como existen formaciones a las que llaman “El Gusano”, “La Esfinge”, “El Submarino” y “El Hongo”. La favorita es la “Cancha de Bochas”. Todas las formaciones fueron creadas por la naturaleza a lo largo del tiempo y están conformadas por el mismo material del suelo. ¡Viaje a descubrir los enigmas y formas del Valle de la Luna!

En su viaje a San Juan al Parque Provincial Ischigualasto podrá conocer también un encantador paisaje amarillo tierra, violeta y gris llamado el Valle Pintado, destacado aparte de su belleza también por su riqueza arqueológica en fósiles. Luego, déjese maravillar por el Paisaje Lunar.

Entre muchos otros atractivos turísticos dignos de admirar se encuentra el Cerro Morado, cuyo avistaje tanto del este como del oeste se asocia localmente a un indio acostado con vista hacia el norte. Este monte se eleva 1.400 metros el nivel del mar.

No se puede perder esta aventura desértica no desierta, sino poblada de maravillas y cálida gente que le hará la estadia aún más agradable. ¡No lo dude más!

Vacaciones en el Valle de la Luna

El 29 de noviembre de 2000, el Parque Provincial de Ischigualasto o Valle de la Luna fue declarado Patrimonio de la Humanidad. La resolución destaca que no sólo se trata de un tesoro natural de la Argentina, sino del mundo entero.

Llegar al Valle de la Luna es fácil, ya que hay vuelos directos a San Juan desde Buenos Aires por ejemplo, y también las rutas de acceso han sido acondicionadas para poder llegar en ómnibus o auto particular. El paisaje lo deja a uno sin aliento. No por nada se llama Valle de la Luna, ya que muchos creen ver en sus formaciones rocosas muy particulares, un cierto aire lunar.  En las casi trescientas mil hectáreas de extensión de Ischigualasto se conservan muchos restos paleontológicos que han sido investigados por científicos de todo el mundo. Según dicen, es el único lugar en el mundo en el que puede verse a simple vista una formación completa del periodo triásico, lo que daría al lugar una antigüedad de entre 180 y 230 millones de años. ¡Y uno tiene la posibilidad de caminar por ahí! Teniendo en cuenta la “edad” y belleza del lugar, es increíble que recién en 1967 la zona comenzó a hacerse conocida. Antes era parte de una estancia y con el tiempo se transformó en parque nacional.

Podemos visitar el parque de diferentes maneras. Los que hacen turismo en San Juan llegan casi siempre en auto al parque y allí pueden hacer una visita guiada por caminos especiales a cargo de guarda parques que los invitarán a detenerse en determinados lugares y les explicarán de qué va todo lo que están viendo. El paseo puede durar hasta tres horas, por lo que hay que ir preparado.

Durante las vacaciones de verano en Cuyo (región a la que pertenece la provincia de San Juan), la región es visitada por miles de turistas en bicicleta y el Valle de la Luna es uno de los lugares a los que gustan visitar. Porque el parque también cuenta con senderos por donde explorar esta maravilla natural.