Recorriendo Tucumán: El Mollar

Para seguir en territorio tucumano, basta con aclimatarse y permanecer en sus encantos. Atracciones sobran. Así es Tucumán. La buena vida puede conseguirse en esta provincia, así que hay que estar atentos, porque un próximo destino puede ser este.

El Mollar es una ciudad muy chica, de aproximadamente 3.795 habitantes, pero bien tucumano. El estilo de vida es pleno y humilde. La gente vive tranquila y feliz.
Se encuentra en el Departamento de Tafi del Valle y a 103 km. de la capital de Tucumán. Acá también se pueden encontrar restos arqueológicos de la historia de la cultura Tafí, como en otros lugares tucumanos.
Entre los lugares más importantes para conocer en El Mollar, está la Quebrada de los Sosa, una depresión en medio de la selva tucumana. Esta se encuentra pegada a la RP 307.
También, se encuentra el Parque Provincial Los Menhires, una reserva arqueológica trascendental de la provincia. Es una antigua manifestación cultural de enormes piedras de granito talladas hace 2.000 años por sus habitantes.

Hay una gran diversidad de lugares para conocer la historia tucumana y rodearse de artefactos de distintas épocas. El Mollar es un destacado territorio para conocer la esencia de la cultura tucumana.

Menhires en El Mollar
Menhires en El Mollar

Recorriendo Tucumán: Amaicha del Valle

El verde, aire puro, valles y lugares exóticos. Algunas de los frentes que cuenta Tucumán. Esta provincia es muy destacada dentro del territorio norteño por tener cualidades y características exclusivas.

En los últimos años, el turismo norteño ha crecido en gran cantidad, acoplándose al crecimiento del turismo en todas las regiones. Uno de los pueblos más visitados es Amaicha del Valle, conocido por la belleza en sus paisajes y por sus grandes peñas. En cada verano, la localidad se llena de jóvenes provenientes de todas partes del país, quienes toman a Amaicha como un punto de su largo viaje.
Además, en febrero se lleva a cabo la Fiesta Nacional de la Pachamama, conocida también como la “Madre Tierra”. Aquí se agradece a la Madre Tierra y se le pide fertilidad para ganados y cultivos. Es un festejo increíble, que cuenta con la participación de toda la provincia.
Otro de los espectaculares lugares que tiene Amaicha son las Ruinas de los Quilmes, la cual es plenamente considerada como un lugar exclusivo y perteneciente del libro de vida de la resistencia indígena contra la conquista realista. Para sintetizar, fue campo de batalla de los Indios Quilmes dentro del poblado Calchaquí en el año 800.  Es una parte grande de nuestra historia.
Luego, en Amaicha tenemos una gran cantidad de Organizaciones Culturales, museos y bibliotecas.

Es un lugar para disfrutar  y vivir una historia desigual con un presente consistente.

No se pierdan el video de la canción “Indios Kilme” de Jauría, una banda argentina

Recorriendo Tucumán: Choromoro

Viajar al norte argentino es una experiencia particular y única. Es un recorrido especial, que conlleva una serie de experiencias que se pueden vivir solo allí. Las costumbres norteñas son de lo más llamativas, destacándose por sobre todas las cosas sus comidas, sus danzas, sus vestimentas y su acento en el habla cotidiano. Esta particularidad la notamos principalmente en Tucumán.

images

La provincia tucumana tiene una vasta cantidad de ciudades para conocer, por eso es importante que sepan diagramar el recorrido que quieren hacer. Uno de los caminos que pueden elegir es el Circuito Valle de Choromoro, claro, si están dispuesto a caminar durante sus vacaciones.
Choromoro es una localidad que se encuentra al norte de la provincia, en el Departamento de Trancas, a 1 km. de la RN 9. Acá se puede vivir una experiencia bellísima, entre los Valles de Choromoro y conocer culturas precolombinas, disfrutar de un verde paisaje y un clima estupendo.
La principal actividad económica de esta zona es la agricultura y tiene una población de aproximadamente 500 habitantes. Es muy chico, pero indudablemente es uno de los lugares turísticos más lindos de Tucumán debido a sus monumentos coloniales, yacimientos arqueológicos en San Pedro de Colalao y una gran cantidad de legados de aborígenes.

Conozcan Tucumán. Recorran esta maravillosa provincia y descubran una parte de las historia argentina totalmente interesante.

fotoDos1273

Tucumán en verano

Todos creen conocer Tucumán. Es que quién no ha aprendido en el colegio la importancia histórica de la provincia plasmada en la figura de una pequeña construcción del siglo XVIII que por obra y gracias de congresales llegados de todas las provincias se convirtió en referente histórico de la independencia de la Argentina.

El 9 de julio de 1816 se proclamó la independencia argentina en el interior de la Casa de Tucumán que hoy ha sido revitalizada, a través de nuevas manos de pintura, una calle peatonal que favorece su apreciación estática y el museo que está adentro. Esta casa – emblema puede servir también para conocer a la capital tucumana, una ciudad que mezcla historia y tradición en cada esquina. A dos cuadras de la Casa de Tucumán está la plaza principal, Plaza Independencia, con edificios históricos también, como el de la gobernación o del paquete Jockey Club tucumano.

Alrededor de dicha plaza, la ciudad va creciendo más y más, con zonas que están siendo readaptadas para que los que deciden pasar las vacaciones en Tucumán vayan descubriendo una nueva metrópoli, llena de interesantes lugares por visitar.

Es por la avenida que la bordea en uno de sus costados, la 24 de Septiembre (día de la batalla de Tucumán) es que se llega al Parque 9 de Julio, un imponente espacio verde que es un remanso para los vecinos de la ciudad. También se llega a la avenida de Circunvalación, que le da al visitante la posibilidad de tomar la Ruta 9 e ir hasta las Termas de Río Hondo (en la provincia de Santiago del Estero). Son muchos los turistas que se alojan en hoteles en Tucumán y visitan por el día las termas cuando la localidad ve colmada su capacidad (cosa que no ocurre con San Miguel de Tucumán, ya que allí la oferta de hoteles y hosterías es muy amplia).

Finalmente, quienes vayan a Tucumán tienen prohibido irse de la provincia sin antes probar en algún momento de su estadía sus clásicas y reconocidas empanadas. La gastronomía es muy variada allí, pero todo, siempre, tiene que estar acompañado por una empanada tucumana.