Salto Encantado

Un lugar poco explorado por los turistas que viajan a Misiones es Salto Encantado.

El Parque Provincial Salto Encantado, tiene varios senderos con distintos niveles de dificultad para conocer de cerca la biodiversidad del lugar. Una gran cantidad de especies y animales sorprenden a los visitantes.

El emblema del Parque es el salto de agua que posee una altura de sesenta metros y representa el punto más fotografiado.

Forman parte de Salto Encantado miradores que ofrecen espectaculares vistas panorámicas. Además de conectarse con la naturaleza, es posible practicar deportes y hacer safaris fotográficos.

Para quienes decidan conocer este atractivo de Misiones deben tomar la Ruta Nacional 14 y posteriormente la Ruta Provincial 220. El camino es muy cómodo porque la ruta está asfaltada en su totalidad.

Salto Encantado cuenta con sanitarios, servicio de informantes, guardaparques y confiterías. Es un sitio ideal para planificar un viaje de escapada o para incluirlo en el viaje a Misiones y recorrerlo luego de visitar las Cataratas y las ruinas jesuíticas.

Escapada a Salto Encantado

Como buenos turistas, escudriñadores de nuevos rincones, esta vez proponemos una escapada a un lugar poco común. Reservado para aquellos viajeros que se quieran desligar del bullicio y las aglomeraciones de los lugares playeros y más concurridos del país.

El Parque Provincial Salto Encantado. Como su propio nombre indica, es un lugar con un ambiente muy especial, en medio del bosque y rodeado de plena naturaleza. Queda ubicado entre las ciudades misioneras de Campo Grande y San Vicente.

Hasta hace poco solo se podía visitar de manera parcial debido a la escasa infraestructura que limitaba las espectaculares vistas.
Sin embargo, y gracias a la implementación de un teleférico que recorrerá la zona, se los acercará a pocos metros del Salto Encantado, con una caída de sesenta metros. También saltos como La Olla, Picaflor, Escondido… Son otros de los principales atractivos del parque.
Para recorrerlos todos y seguir en contacto directo con la naturaleza, pueden hacer un tour en bicicleta por las sendas del bosque, que los irán acercando a los nuevos miradores y espacios habilitados para disfrutar del resto de las más de setecientas hectáreas de parque. Si no disponen de bici propia, tendrán la opción de alquilarla, o sino, otra excelente opción es recorrerlo a pie.

Además, si no se pueden resistir a preparar un típico asado, también podrán, ya que el lugar cuenta con zona de camping, en donde encontrarán quinchos, parrillas, sanitarios… Una enorme pileta con zona de reposeras será, después de la comida, el mejor lugar para echar una buena siesta.
Si en un día no les ha dado tiempo a verlo todo, el camping también cuenta con lugares de acampada. En ese caso, acérquense nuevamente a la caída del Salto Encantado; por la noche queda completamente iluminado, remarcando la sensación mágica del lugar.  Todo preparado para una escapada en familia o con amigos.