Cerro de los Siete Colores

Existen paisajes alucinantes en nuestro país, considerados como los paisajes más lindos por algunos turistas de todo el mundo. Si nos enfocamos en las particularidades que tiene el norte, vamos a encontrar desde una cultura típica donde abundan las comidas regionales hasta los espacios y paisajes característicos.

En la provincia de Jujuy hay una localidad conocida como la villa de Purmamarca. Es un pequeño pueblo muy turístico que está dentro del Departamento de Tumbaya. Aquí viven solamente 510 habitantes, pero anualmente recibe una gran cantidad de viajeros que buscan aventurarse en sus montañas, comer sus comidas y respirar de su pureza.
La principal belleza de esta localidad se denomina Cerro de los Siete Colores, un cerro que bordea la Quebrada de Purmamarca y presenta una particular gama de colores. Es una de las imágenes más bellas de este planeta que uno puede llevarse a la mente.
En toda la pequeña localidad funcionan hosterías, bares y salones de artesanías durante todo el año, preparadas para recibir a los turistas que se predisponen a vivir una experiencia única en este territorio argentino.

Todo este trayecto hacia los “cerros rojos”, como se lo conoce informalmente a este cerro, se lo puede hacer de a pie o en un vehículo. El desafío está en llegar a la cima. Es un lugar soñado, para disfrutar de esta experiencia única.

800px-Calle_de_purmamarca

Terminando en Purmamarca, Jujuy

Purmamarca, aire puro y naturaleza. Es un pueblo ubicado en la provincia de Jujuy y es, por excelencia, uno de los lugares más impresionantes de nuestro país en cuanto al paisaje que uno puede tener frente a sus ojos. Está muy cerca de San Salvador de Jujuy y Tilcara, los lugares principales de Jujuy. Es un pueblo chico, pero bastante grato. Lo más imponente de este lugar es el cerro de los siete colores (al acercarse a este cerro, es importante prestarle mucha atención a la tonalidad de los colores y a la mezcla de estos). Es un recorrido espectacular, aunque se recomienda hacerlo con una botella de agua fría y en un día en el que el sol no esté demasiado fuerte. Pero es un camino que vale mucho la pena. Mucho.
Las ferias artesanales en la plaza son algo imperdible también. Ahí se puede escoger desde abrigos hasta varios artefactos. Hay gran diversidad de hostels, donde frecuentemente le abren puertas a miles de jóvenes que deciden recorrer el norte argentino. Uno puede escoger, entre dormir en una de las habitaciones o armar una carpa y utilizar el aire libre. Lo que si es recomendable, antes de dormir, es sentarse cerca de los caminos principales del pueblo, tomarse una copa de vino y mirar el cielo un buen rato… el paisaje estelar es increíble. En verano generalmente se llena de jóvenes viajeros que recorren, y es especial para hacer relaciones con gente de cualquier parte del mundo. Una buena opción para la noche es comer algo bien calentito/frio (según la estación) en Don Heriberto. Unas empanadas, Tamal o Humita en bueno para cualquier ocasión. Eso si, siempre acompañado de un buen vino norteño.

Vacaciones en Jujuy

Conocé el Cerro de los Siete Colores
El Cerro de los Siete Colores es uno de los lugares más atractivos de nuestro país

Cada invierno buscamos con mi familia un lugar nuevo del país para conocer. Las últimas vacaciones de invierno decidimos pasar las vacaciones en Jujuy. Sin duda fue uno de los lugares que más me gustaron. Pasamos unos días increíbles y conocimos lugares espectaculares. Nuestro país tiene muchos paisajes imperdibles y en Jujuy hay muchísimos.

Estuvimos en Purmamarca, una ciudad tranquila y muy linda y pasamos por el Cerro de los Siete Colores, una de las principales atracciones del noroeste argentino. También estuvimos en las Salinas: un espacio mágico de tierra que con un poco de lluvia tiene un gran efecto de espejo. Es uno de los lugares que más me gustó. Allí no se siente ni frío ni calor. Si estás planeando un viaje, te recomiendo que pases tus vacaciones en Jujuy ya que tiene cantidad de lugares magníficos y paradisíacos.

Las vacaciones en Jujuy las queremos repetir. Es una provincia lindísima, un lugar tranquilo para relajarse, distraerse, disfrutar y sentir el placer de la naturaleza. No se pierdan este viaje, es único. Y si van, no olviden pasar por la Quebrada de Humauaca, otra de las partes más atractivas de esta gran ciudad.