La Cuesta de Miranda

Para quienes no temen a las alturas, gustan de la adrenalina y la aventura, un recorrido que puede llamarles la atención es la Cuesta de Miranda de la provincia de La Rioja.

Esta travesía riojana se extiende junto con la precordillera como telón de fondo e invita a descubrir postales sorprendentes.

Un primer alto en el camino puede hacerse en Chilecito. Punto ideal para comer algo y descansar, ya que los caminos se extenderán por varias horas luego de esta parada.

Sigue en el itinerario de la Cuesta de Miranda, la población de Famatina, también Nonogasta y Vichigasta. Son todos pueblos de hospitalarias personas que aún conservan sus costumbres originales.

El serpenteante camino de la Cuesta de Miranda permite apreciar el río de igual nombre que se dibuja entre añejos algarrobos y sauces.

Para quienes no temen a la altura en lo más mínimo, se recomienda detenerse en el mirador de nombre Bordo Atravesado. Es el punto más alto para  observar la naturaleza y como la Cuesta se imbrica entre ella.

La Cuesta de Miranda También conduce a Villa Unión. Aquí hay dos opciones recorrer la localidad brevemente o hospedarse y al día siguiente conocer el cercano e imponente Parque Nacional Talampaya.

Es posible aventurarse a conocer la Cuesta de Miranda con comodidad ya que el camino está casi asfaltado en su totalidad.

Lo único necesario para hacer esta excursión y fundamental… es tiempo, ya que hay mucho para ver!