Famaillá, Tucumán

Se encuemtra en el pedemonte tucumano, a 35 Kilometros de San Miguel de Tucumán, la ciudad de Famaillá encabeza el departamento homónimo privilegiada con un clima subtropical y es reconocida en la región como Capital de la Empanada, ya que es en su territorio donde se celebra la fiesta que homenajea al plato típico de Tucumán. Una delicia para no perdérsela. Cruza el río Famaillá, afluente del río Balderrama, seduce al disfrute de su entorno natural.

En cuanto a sus atractivos turísticos, se encuentran: la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, declarada Monumento Histórico; y al Anfiteatro “Luis Sandrini”, sede de numerosos musicales. Se ubica en la intersección de Ruta Provincial Nº 301 y Ruta Nacional Nº 38, en el centro de la provincia de Tucumán. Además, a 35Kms. de San Miguel de Tucumán, la ciudad de Famaillá encabeza el departamento homónimo privilegiada con un clima subtropical. Rodeada por cuatro ríos que la inundan de bellezas y posibilidades recreativas, la ciudad de Monteros se erige en el Circuito Sur de la provincia de Tucumán, a escasa distancia de la localidad de Acheral, puerta de acceso a los mundialmente conocidos Valles Calchaquíes. La localidad de Famaillá pertenece al Circuito Turístico del Sur, entrelazando bellezas naturales, ruinas jesuíticas, áreas protegidas, espacios culturales y aguas termales, el Circuito Sur de la provincia de Tucumán da lugar a un itinerario turístico de gran atractivo.

Está compuesto por localidades de desarrollo agroganadero, industrial y comercial y tienta a conocer los últimos kilómetros del territorio con la certeza de hallar satisfacción y comodidad. Un destino cada vez más elegidos por los turistas durante los últimos años, aprovechando cada espacio, cada rincón de este encantador paisaje.

Famaillá: la ciudad de las réplicas.
Famaillá: la ciudad de las réplicas.

 

San Miguel de Tucumán

La ciudad se asienta casi en las laderas de las montañas del Aconquija- una extensión de la precordillera frontal a los Andes que corresponde al sector más septentrional de las Sierras Pampeanas y a orillas del muy importante río Salí. Aunque el Gran San Miguel de Tucumán se extiende por diversos niveles de terreno: desde los llanos y bajos de La Banda del Río Salí al este, hasta los elevados y fragosos del elegante departamento de Yerba Buena en donde prosperan fácilmente coníferas europeas en el oeste.

Muy reconocido como “El Jardín de la República”, San Miguel de Tucumán es una localidad que tiene una particularidad de actuar de modo de fusión entre el pasado y el presente donde la colonial urbe llana y baja y convive con un ágil crecimiento que moderniza a la ciudad. Su clima es subtropical con una temporada invernal fresca, aunque no llega a nevar. Los veranos son calurosos, aunque moderados por la altitud y por los frecuentes frentes fríos que trae el pampero, proveniente de la Antártida. Montañas, llanuras, montes, selvas, y hasta desiertos componen a San Miguel, un lugar dónde el turismo se desarrolla en todas y cada una de sus estaciones. Un cálido lugar para disfrutar de las vacaciones de verano en familia y contemplar las maravillas de estos paisajes únicos llenos de colores debido a sus espacios verdes, cielo azul, flores de todos los colores y el estilo colonial de su infraestructura.

Muy reconocido por las universidades como la Universidad Nacional de Tucumán y también la Universidad Tecnológica Nacional Facultad Regional Tucumán. San Miguel de Tucumán ofrece muchos servicios desde alojamientos como puntos gastronómicos hasta vida nocturna. Un lugar ideal para visitar en las vacaciones de verano.

 

Ideal para recorrer y apreciar estas vistas.
Ideal para recorrer y apreciar estas vistas.

Turismo en el norte del país: San Miguel de Tucumán

Capital de tucumán y una de las quintas mayores ciudades del país, San Miguel de Tucumán, es la más importante del norte argentino. Su importancia histórica reside mayormente, entre otras cosas, porque fue en esta ciudad donde se produjo laDeclaración de independencia de la Argentina, el día 9 de julio de1816. La ciudad se fundó en 1565 y su crecimiento ha superado las expectativas de todos.

Cuenta con los paisajes más variados, con un clima subtropical y se asienta casi en las laderas de las montañas del Alconquija. Sólo en dos ocasiones la nieve cubrió gran parte de la ciudad y ha sido de gran resplendor y maravilla. Montañas, llanuras, montes, selvas, y hasta desiertos componen a San Miguel, un lugar dónde el turismo se desarrolla en todas y cada una de sus estaciones.

Combinación entre el pasado y el presente ya que contiene mucha historia pero a la vez tiene una infraestructura muy moderna que la hace única. Muy rica en cultura debido a sus calles, plazas, museos o casas antiguas. Como símbolos clásicos del lugar encontramos La Plaza Independencia y la Casa de Tucumán. Es por esta razón que el contenido de San Miguel de Tucumán es de lo más atractivo para el turista.

Pero eso no es todo. Para los más jóvenes que buscan la diversión especialmente en la noche podrán encontrar sus sitios ideales en las discotecas, casinos, teatros o restaurantes. Cada parte de esta ciudad tiene un valor importante para todo gusto del turista.

Esta ciudad es bellísima y es muy recomendable por muchos turistas que ya han viajado y han vuelto convencidos de las expectativas que tenían porque es un destino ideal para familias y grupos de jóvenes que buscan diversión, naturaleza, historia y cultura, y lo más importante, unas excelentes vacaciones.

Tucuman_govthouse