Un balneario en Chaco, Villa Río Bermejito

La provincia de Chaco, contrario a lo que se cree, tiene varios lugares para planificar unas vacaciones o un viaje de escapada.

El Chaco, es una zona olvidada y alejada de los planes turísticos. A pesar de ello tiene sorprendentes propuestas  como es el caso de Villa Río Bermejito. Esta localidad sorprende por su balneario de playas tranquilas y por la vegetación típica de la región del Impenetrable que conforma el telón de fondo.

Es un sitio para tomar sol y bañarse en el río pero también invita a practicar deportes como el ski acuático, dar un paseo en lancha o en bicicleta acuática.

Es posible pescar también en Villa Río Bermejito y participar de actividades culturales, como fiestas típicas. Por supuesto también se destacan las comidas regionales hechas a base de pescado.

Para quienes desean desconectarse del bullicio de las grandes ciudades y de los problemas, Villa Río Bermejito ofrece comodidades para acampar y disfrutar de la naturaleza. Es una alternativa para vivir algo diferente, sin gran cantidad de gente, con mucha tranquilidad y fundamentalmente para conectarse con la naturaleza.

Motivos para viajar a Chaco

La provincia de Chaco no está dentro de las más visitadas, pero los turistas que decidan llegar a este sector del Litoral de Argentina, se encontrarán con sorprendentes paisajes de selva, de praderas cubiertas de hierbas, frondosos bosques a la vera de los ríos y mucho más.

Uno de los emblemas de Chaco es el Impenetrable, se trata de una extensa llanura boscosa destinada a la conservación de la biodiversidad de la provincia. Es un lugar ideal para estar en contacto con la naturaleza y practicar varias actividades como trekking, paseos en lancha, safaris fotográficos y avistaje de fauna.

Otro lugar donde sorprenderse en Chaco es el Campo del Cielo, una zona cubierta por numerosos meteoritos con una antigüedad de 6000 años.

La capital de Chaco, la ciudad de Resistencia es un destino que merece ser conocido para visitar algunos interesantes sitios como el Paseo de las Esculturas, un predio donde se haya una gran cantidad de esculturas las cuales son producto de la Bienal de las Esculturas que tiene lugar en esta ciudad del país.

El impenetrable, el Campo del Cielo y la ciudad de Resistencia son algunos de los motivos para viajar a Chaco, a los que se suman otros más como el Parque Nacional Chaco, Islas, Ruinas y complejos termales.

Isla del Cerrito

La Isla del Cerrito es una isla ubicada en la confluencia del río Paraguay con el río Paraná, forma parte de la provincia del Chaco.

El nombre de la Isla del Cerrito, se debe a un pequeño cerro que se alza con una altura de 20 metros sobre el nivel del río.

Existen varios pobladores dispersos en varios puntos de la Isla, pero la gran mayoría de ellos se concentra en un único centro urbano, el pueblo de Isla del Cerrito.

Las principales actividades de la Isla del Cerrito son la pesca y el turismo. Tiene la cualidad de ser el principal centro turístico de la provincia del Chaco.

Por su ubicación estratégica, la Isla del Cerrito formó parte de varios hechos históricos como la Guerra de la Triple Alianza.

Con respecto al turismo, la Isla del Cerrito es visitada por pescadores. Otros atractivos que motivan la visita a la Isla del Cerrito son su capilla y un importante museo que permite conocer la llamativa flora y fauna del lugar.

Para los interesados en hospedarse en este magnífico escenario existe una hostería con cómodas instalaciones además de un camping municipal.

Conociendo Resistencia

Por primera vez, llegué a territorio chaqueño. Esta vez me acompaño mi amigo Puche, oriundo de la ciudad capital de Resistencia. Luego de viajar 941 km en auto, llegamos a la localidad del noreste del país.

Resistencia es la capital de Chaco. Es una ciudad de 400.000 habitantes aproximadamente, siendo el principal centro económico de la provincia.

Cuando llegamos a la ciudad, fuimos cerca del barrio Monte Alto, donde se encuentra la casa de los abuelos de Puche. El nació en esta provincia, y pronto se mudó con su familia a Buenos Aires. Luego de comer un buen asado, paseamos por la ciudad.
Resistencia es un lugar calmo, con mucha vegetación, un clima cálido (aunque el invierno es extremadamente frío), con mucha arboleda, palmares, lagunas y ríos.

Hicimos un recorrido por el centro, el cual contiene una gran diversidad de esculturas (en la ciudad se celebra la Bienal Internacional de Esculturas, donde cada dos años convoca a artistas internacionales). Paseamos por la Rambla de Esculturas, por El Fogón de los Arrieros donde se exponen artesanías y todo tipo de objetos y por el Centro Cultural Noreste Resistencia, que organiza exposiciones y actividades culturales.
También vimos varios museos, como el Museo de Bellas Artes, el del Hombre Chaqueño, el de Antropología Regional Juan Martinet y el Museo Ichoalay.

Luego, seguimos camino y recorrimos por las calles donde se encuentra la Municipalidad de la ciudad, que es sede de autoridades municipales y el consejo deliberante.

De noche, fuimos a comer a un bar por el Paseo Peatonal, y recorrimos toda la calle buscando bares para instalarnos y quedarnos tomando algo toda la noche. Tiene una movida nocturna bastante agradable, con varios bares y pubs interesantes.

Una ciudad para conocer, por su gente y por todo lo que implica la cultura del Chaco.

 

Zona de la Costanera del Río Negro, de noche

Turismo en Resistencia

La capital chaqueña, Resistencia, se destaca por su moderno trazado, por sus plazas arboladas e invita a realizar paseos por lugares que ofrecen una rica presencia de esculturas y murales.

La localidad de Resistencia posee una adecuada oferta hotelera a la vez que se complementa con una vida nocturna desarrollada en teatros, cines, restaurantes y discos.

Varios paseos y visitas pueden realizarse en la capital chaqueña entre ellos: recorrer el Fogón de Los Arrieros, un sitio para observar y contemplar obras de arte como pinturas, esculturas, objetos antiguos , artesanías; otro punto a conocer es el Parque Norte “Caraguata” un sitio apto para el esparcimiento conformado por bañados, palmeras y espejos de agua. Aquí pueden realizase cabalgatas y observar la fauna típica del lugar.

Un punto obligado a recorrer para todo viajero que ande por Resistencia, es el Paseo de las Esculturas donde se exhiben varias de las esculturas que desarrollaron artistas que participaron de la tradicional fiesta bienal de las esculturas.

En Resistencia también se encuentran balnearios uno de ellos es el Balneario Municipal ubicado sobre la costa del Río Negro y otro de ellos es Paranacito a 15 km, este último es un balneario natural con un sector para realizar campamentos.  Para realizar pesca deportiva, se encuentra un lugar con comodidades a 8 km de Resistencia llamado Barranqueras.

Completa la oferta cultural de la capital de Chaco, un complejo cultural y varios museos como el de Ciencias Naturales, uno histórico regional, uno de bellas artes, el Regional de Antropología,entre otros.

En cuanto a los espacios verdes, a los ya mencionados hay que añadir, los parques Avalos y Laguna Arguello, este último es el principal espacio verde de la ciudad. A 21 kilómetros puede visitarse la Reserva Natural Educativa Colonia Benitez, la cual conserva muestras importantes de flora pertenecientes a la región chaqueña oriental.

Resistencia, conocida como la ciudad de las esculturas, combina actividades y lugares culturales, con espacios verdes y la posibilidad de realizar pesca, deportes náuticos y realizar avistajes de flora y fauna.

 

Resistencia, La Ciudad de Las Esculturas

Resistencia es la capital de la provincia de Chaco y también es la localidad más poblada. Caracteriza a Resistencia ser conocida como la Ciudad de Las Esculturas. Este apodo se debe a la gran cantidad de esculturas que se encuentran en sus plazas, paseos y calles. Existen alrededor de 500 obras realizadas en distintos materiales como madera, bronce y mármol. Una de las más emblemáticas es la de un perro realizada en bronce.

Esta sorprendente cantidad de esculturas que decoran la ciudad y llaman la atención de todo aquel visitante que pase por el lugar no es casual sino que se debe a la Bienal de Las Esculturas.

La Bienal Internacional de Las Esculturas se realiza desde el año 1988, este acontecimiento es organizado por la Fundación Urunday y por el gobierno de la provincia. En cada oportunidad se selecciona de manera previa a 10 artistas pertenecientes a distintos ámbitos (regional, nacional e internacional) para que durante el plazo de una semana realicen una obra al aire libre y a la vista de todo el público. Al término del evento se procede a una entrega de premios y las obras son expuestas por dos meses, pasado este plazo son repartidas en distintos puntos de la ciudad y pasan a formar parte del Patrimonio Cultural de la Ciudad.

Es un acontecimiento muy interesante que además es acompañado por otras actividades culturales como seminarios de arte, conciertos y espectáculos. Para los interesados, la próxima se llevará a cabo en el año 2014 entre los días 19 y 26 de julio.