La casa más histórica… La Casa de Tucumán

La casa Histórica de la Independencia o Casa de Tucumán o Casita de Tucumán es uno de los edificios más representativos de la historia de la Argentina. La Casa de Tucumán se encuentra en el centro de la ciudad de San Miguel de Tucumán. Su importancia radica en que fue allí donde un cuerpo de delegados de las Provincias Unidas del Río de La Plata proclamó la declaración de la Independencia de la Argentina un 9 de julio del año 1816.

La Casa de Tucumán fue declarada como Monumento Histórico Nacional en el año 1941 y una comisión especial fue designada para estudiar un proyecto de reconstrucción de la casa tal como era en los tiempos de la Independencia.

Una de las características más especiales de La Casa de Tucumán es contar con espectáculo de luz y sonido. Se trata de un espectáculo grabado con voces representativas. Durante el show se escuchan la lectura del alca y las aclamaciones del pueblo. Es además posible escuchar voces de reconocidos cantantes y músicos de la Argentina.

Unas de las precauciones a tener en cuenta a la hora de visitar La Casa de Tucumán es que en su interior no se puede tomar fotografías ni filmar. En caso de querer llevar un recuerdo, pueden tomarse fotos en sus patios o adquirir artesanías y productos regionales en un local ubicado en el patio.

Tucumán en verano

Todos creen conocer Tucumán. Es que quién no ha aprendido en el colegio la importancia histórica de la provincia plasmada en la figura de una pequeña construcción del siglo XVIII que por obra y gracias de congresales llegados de todas las provincias se convirtió en referente histórico de la independencia de la Argentina.

El 9 de julio de 1816 se proclamó la independencia argentina en el interior de la Casa de Tucumán que hoy ha sido revitalizada, a través de nuevas manos de pintura, una calle peatonal que favorece su apreciación estática y el museo que está adentro. Esta casa – emblema puede servir también para conocer a la capital tucumana, una ciudad que mezcla historia y tradición en cada esquina. A dos cuadras de la Casa de Tucumán está la plaza principal, Plaza Independencia, con edificios históricos también, como el de la gobernación o del paquete Jockey Club tucumano.

Alrededor de dicha plaza, la ciudad va creciendo más y más, con zonas que están siendo readaptadas para que los que deciden pasar las vacaciones en Tucumán vayan descubriendo una nueva metrópoli, llena de interesantes lugares por visitar.

Es por la avenida que la bordea en uno de sus costados, la 24 de Septiembre (día de la batalla de Tucumán) es que se llega al Parque 9 de Julio, un imponente espacio verde que es un remanso para los vecinos de la ciudad. También se llega a la avenida de Circunvalación, que le da al visitante la posibilidad de tomar la Ruta 9 e ir hasta las Termas de Río Hondo (en la provincia de Santiago del Estero). Son muchos los turistas que se alojan en hoteles en Tucumán y visitan por el día las termas cuando la localidad ve colmada su capacidad (cosa que no ocurre con San Miguel de Tucumán, ya que allí la oferta de hoteles y hosterías es muy amplia).

Finalmente, quienes vayan a Tucumán tienen prohibido irse de la provincia sin antes probar en algún momento de su estadía sus clásicas y reconocidas empanadas. La gastronomía es muy variada allí, pero todo, siempre, tiene que estar acompañado por una empanada tucumana.