Iruya, un paraíso en Salta

El norte argentino es una de las regiones con mayor impacto visual. Sus paisajes se destacan y la diversidad de sus formaciones y el color de sus montañas embellece su tierra. Entre ellas, la provincia de Salta tiene lugares muy llamativos. No en vano, su apodo es “La Linda”.

Uno de sus pueblos más importantes es Iruya. Ubicado al límite con Jujuy y a una altura de 2790 msnm, es uno de los lugares más tradicionale y antiguos del país. Principalmente, es un lugar para desconectarse de la vida de la ciudad, ya que no hay señal para celulares y solo hay una cabina de teléfonos, en un lugar donde viven 1200 habitantes. Ellos, quienes han mantenido sus costumbres y viviendas a lo largo de 250 años y se han conservado sus calles angostas y empedradas, con casa de adobes, piedras y paja.
Para llegar, el camino es de ripio y parte desde Humahuaca. En el medio del camino, aparece Iturbe, un paraje abandonado por el ferrocaril hace 30 años.
Alrededor de Iruya, hay 20 pueblitos desperdigados entre los cerros, ofreciendo un paisaje estupendo. Hay una excelente descripción de circuitos alrededor del pueblo que muestran todo su encanto. Entre sus sitios de interés, se encuentran Colanzulí, San Juan, Pueblo Viejo y San Isidro.

Es un lugar imperdible para los viajeros que conocen Salta. Disfruten de este regalo de la naturaleza y del contacto con la tierra. Es un viaje atípico, dentro de un pueblo que se conserva con el paso de los años.

800px-Iruya_195

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *