Visita a la costa, visita a MDQ

Elegí Mar del Plata como destino cuando decidí viajar a la costa balnearia de Argentina. Año tras año, el verano colma la cuidad con miles de personas provenientes de varios puntos del país. Tal vez por tradición, pero claramente presenta diversos centros de atención que despiertan intereses en la cantidad de personas que disfrutan su verano allí, convirtiéndose en una símil Buenos Aires durante los meses de enero y febrero.

La pesca y el turismo son sus principales actividades económicas, y al ser una ciudad tan especial al contar con muchas festividades a lo largo del año como el Festival Internacional de Cine, el Festival Gastronómico y la Fiesta nacional del mar, entre otros, todo el año la capacidad hotelera está colmada.

Los caminos para llegar siguen siendo defectuosos, sin embargo los controles han alivianado bastante a comparación con años anteriores. Para ir desde Capital Federal, la ruta 2 es la indicada. Lo importante es tener en cuenta que a cualquier hora puede estar colmada (intentar salir lo más temprano posible).

Con respecto a la gastronomía, Mar del Plata presenta una gran cantidad de lugares con una especialidad única. Chichilo, en las cercanías del puerto, es el indicado para comer grandes porciones de pescados y mariscos. Manolo, sobre la avenida, es otra de las genialidades de la ciudad.

El Casino de Mar del Plata es una de las atracciones más fuertes. Ubicada sobre la Avenida Colón, al lado de la playa Bristol, es el eje de muchos aficionados al juego. No tuve suerte al jugar, pero espero que ustedes si la tengan.

Los puertos tienen una gran relevancia para la economía de la ciudad. Desde allí, pudimos ver como se transporta pescado, cereales y petróleo.

La actividad nocturna es muy grande. Existe una enorme diversidad de boliches, bares, pubs. Para llegar al centro, las calles se hicieron peatonales durante el verano. Las zonas más transitadas son Playa grande, Avenida Constitución y el Centro de la ciudad. Altamente recomendables.

Turismo rural en La Pampa

Viaje a La Pampa y haga unas vacaciones de turismo rural. La Provincia de La Pampa cuenta con establecimientos de campos de producción agrícola-ganadera y es rica en incomparables paisajes de llanura, suaves valles, hondonadas, cerros, médanos y lagunas. Además, podrá visitar el espectacular y único bosque de caldenes que cruza de norte a sur toda la provincia. Allí podrá admirar la fauna típica de la zona: ciervos colorados, jabalíes, pumas, liebres, vizcachas y variadas especies de aves.

Ubicada en el centro geográfico del país, La Pampa es una de las provincias más nuevas de la Argentina y sumamente accesible. Desde Buenos Aires a Santa Rosa por vía aérea son solamente 50 minutos de vuelo. La Pampa se caracteriza por sus estancias que le permiten a los visitantes a disfrutar de las tareas del campo para acercarse a nuestras tradiciones criollas. Allí podrá ver las huellas de la presencia indígena en las pulperías y boliches de campaña que permanecen aún intactos y permiten asomarse a un tiempo lejano, áspero y heroico. Además, en las estancias pampeanas será recibido con cordialidad y amistad por los dueños de casa: gente de campo sencilla y laboriosa con pasión por su tierra y por compartir con sus huéspedes la historia de su pueblo, las tradiciones, las artesanías, el modo de vida del hombre del interior, sus costumbres y sus experiencias.

Las actividades que se pueden realizar en las estancias pampeanas son montar a caballo y aprender a cabalgar, arrear el ganado, ver la doma de caballos pura sangre, recorrer las instalaciones, andar en carruaje de tiro o en bicicleta, realizar caminatas, internarse en el bosque y observar pájaros para descubrir la fauna, e incluso salir de pic-nic o participar en partidas de juegos de mesa con los campesinos.

La provincia de La Pampa es pionera en la oferta de turismo rural, una manera diferente de hacer vacaciones que constituyen una experiencia inolvidable y enriquecedora. Pase el día o alójese en las estancias pampeanas y  sea parte de la vida rural argentina.

Turismo en Rio de Janeiro

Viajar a Rio de Janeiro es todo una fiesta. Alli los turistas se encontraran en un eterno carnaval sin fin. Rio de Janeiro cuenta con las mejores actividades y atractivos turísticos para todas las personas.

El verano es la época del año en que se puede disfrutar mas de este sitio donde los hoteles abundan y en las vacaciones de verano se puede disfrutar de una gran movida cultural y veraniega.

Aprovechar los vuelos baratos a Rio de Janeiro es la mejor opcion. Tiene sitios increíbles a los que todos querrán visitar. Las hermosas playas, el Cristo Redentor, el gran estadio situado en Rio de Janeiro y mucho mas todo eso lo esta aguardando al turista.

Mi viaje a Tierra del Fuego

Tierra del fuego es la provincia más austral de nuestro país, el clima es muy frio tanto en invierno como en verano por eso hay que irse bien abrigados.

Viajé a tierra del fuego en el verano con toda mi familia, somos cuatro y la provincia nos quedo guardada en la retina. La primer parada fue Ushuaia, la ciudad más austral de todo el mundo, por eso es conocida como “el fin del mundo”.

Sus paisajes me dejaron estupefacta, una vez pasada la temporada alta del invierno encontrar una ciudad con tantas actividades al aire libre fue extraordinario. Las montañas eran verdes y llenas de vida, los cielos solian estar celestes. Las casas eran muy hogareñas y todas tenian el mismo estilo. La gente local tambien resulto ser bastante extraordinaria muy cordial y amigable. Viaje a Tierra del Fuego inolvidable.

Las vacaciones en Tierra del Fuego fueron increíbles y extremadamente recomendables.

Verano en Bariloche

Bariloche es, sin lugar a dudas, el mejor destino que visite. Su paisaje me dejó asombrada  la primera vez que lo vi. Las montañas y el Lago Nahuel Huapi combinan perfectamente y forman un ambiente de descanso. En el verano el clima es espléndido y en invierno, la nieve cubre cada casa del pueblo. Las vacaciones acá son perfectas

Cuando visité Bariloche fue en verano. Me asombró la cantidad de actividades que se pueden realizar. Con mi familia hicimos rafting, canopy y hasta rapel. Me quedé con las ganas de probar las cabalgatas para poder conocer más a fondo el inmenso paisaje que ofrece Bariloche.

El Lago Nahuel Huapi es la vista más impactante de Bariloche

No hay nada más lindo que aquellas casas de estilo europeo que hacen recordar a los pequeños pueblos suizos. Otra cosa que me encanta de Bariloche son los chocolates. Nunca probé unos mejores en mi vida. El que llegue a este pueblo, no puede dejar de pasar por la chocolatería Mamushka, una de las más famosas de toda la Argentina.