El Bolsón 2013 – naturaleza y diversión

lago puelo - chubut - vacaciones en el bolsónEl turismo sustentable puede parecer una moda. Pero no lo es. Es la respuesta de muchos destinos de vacaciones en la Argentina que han elegido una forma responsable para desarrollar sus fuentes turísticas. El Bolsón, en Río Negro, es uno de estos destinos.

El verano 2013 en El Bolsón seguramente será un nuevo desafío para esta tendencia. Luego de que en enero de este año la cantidad de turistas mermó porque aún la ciudad padecía las consecuencias de las cenizas el volcán Puyehue, la localidad ha resurgido, por lo que la oferta de hoteles y cabañas en El Bolsón ha sido renovada.

Otrora conocida sólo como un destino hippie, hoy El Bolsón se alza como un oasis de paz y tranquilidad al pie de la sección patagónica de la cordillera de los Andes. Cuenta con infraestructura necesaria para realizar todo tipo de actividades y para toda clase de gente. Por ejemplo, cuando andamos por ahí están los omnipresentes mochileros, que recorren la Patagonia de punta a punta todos los veranos, buscando campings en donde armar sus carpas. En El Bolsón se cruzan con familias de vacaciones que usan a la ciudad como plataforma para moverse por toda la zona, desde visitar Bariloche y, a la vuelta, comer una picada en el parador de la ruta en El Foyel, bañarse en el Manso o recorrer los senderos que llegan hasta la cascada de Mallín Ahogado y caminar hasta el cerro Pilquipitrón.

Por las tardes, nada mejor que un helado en Jauja para recuperar fuerzas entre todos y así poder “atacar”, luego, la feria de artesanías que ocupa la plaza principal del lugar.

Los otros días se puede ir a nadar a Lago Puelo. Para ello, nada más hay que cruzar el paralelo 42 que separa a Río Negro de Chubut y dirigirse a este pueblito que antecede el inmenso lago Puelo, en el que se pueden hacer excursiones en barco o sólo tirarse a nadar un rato en sus aguas transpartentes.

Antes de volver, recomendamos dar una vuelta por Paraje Golondrina, una hermosa zona de quintas.

Dónde comer en Bariloche

Además de la nieve, los lagos, las montañas y muchas bellezas naturales más, Bariloche también es famosa a lo largo de la Argentina por su cuidada gastronomía.

Casi medio centenar de locales gastronómicos aseguran al visitante que la variedad está a la orden del día.

Como primera recomendación, nada mejor que empezar con el Ahumadero Weiss, que fundado en la década de 1960 por Ernesto Weiss, un inmigrante austríaco que llegó al país huyendo de la Segunda Guerra Mundial. En Bariloche encontró reminiscencias de su tierra y por eso no es de extrañar que se pusiera a elaborar delicias que había aprendido de su abuelo.

Hoy se pueden degustar platos deliciosos realizados sobre la base de los alimentos ahumados (y otros también, claro), en el restaurante Familia Weiss, el centro de la ciudad, frente a la Catedral de Bariloche. Entre las exquisiteces figuran las carnes ahumadas de ciervo, trucha, salmón y jabalí entre otras.

En materia de comidas típicas de la zona, también están los restaurantes y parrillas que ofrecen los riquísimos corderos patagónicos, así como asados de otras carnes.

No hay que descartar las tratorias de Bariloche, porque también a estas tierras han llegado inmigrantes de Italia que han traspasado a las generaciones subsiguientes los secretos de las pastas caseras.

Para la hora del té, nada mejor que otra de las delicias de Bariloche que le han dado una identidad particular: el chocolate. Hay muchas casas de té y bares que le adosan a sus ofertas riquísimos chocolates y bombones para disfrutar. Para quienes gustan de otras cosas, hay tortas típicas y dulces elaborados sobre la base de frutos naturales del bosque.

Verano en Bariloche

Bariloche es el lugar desde donde muchos turistas disparan hacia distintos lugares del sur argentino. Enclavada a orillas del lago Nahuel Huapi y con la cordillera detrás, pocas ciudades de la Argentina rivalizan con su belleza.

Los programas para hacer en Bariloche son muchos. Ya sea con auto propio, o en transporte público o bicicletas y motos (como se ve muy a menudo por estas zonas) e incluso a pie, hay circuitos divertidos que nos permiten estar en contacto con la naturaleza. Por ejemplo, se puede ir por la Avenida Bustillo, que bordea el Nahuel Huapi hasta el hotel Llao Llao, una joya arquitectónica que es orgullo de todos los barilochenses. Rodeando el hotel hay un bosque que todos los días en verano en visitado por los turistas. Por ahí, también, nace un camino que da una vuelta por el lago Perito Moreno y que es conocido como Circuito Chico. A lo largo de su trazado se emplazan distintos puntos panorámicos que nos permiten apreciar las bellezas naturales y sacarnos fotos, por supuesto.

Otro de los programas es ir al Cerro Otto. Se puede subir en auto directamente, aunque al pie del cerro está la estación del teleférico, que nos permiten subir en sus “cápsulas” rojas directamente hasta el restaurante giratorio que corona el cerro. Para bajar, algunas de las “cortadas” del cerro  y así hacer un poco de trekking.

Una visita a las bellezas naturales de Bariloche nunca está completa sin ir a conocer el cerro Catedral. Si bien en verano no hay nieve, hay muchas cosas que se pueden en la base de este centro de ski.

Parque Nacional Nahuel Huapi

Disfrute de la naturaleza en Bariloche: conozca el encanto del Parque Nacional Nahuel Huapi con sus paradisíacos rincones naturales para contemplar, descansar y asombrarse. Podrá ver imponentes paisajes y recorrer en contacto con la naturaleza, conocer la flora y la fauna autóctona, respirar aire fresco, hacer ejercicio bueno para su salud y muchas cosas más. Las posibilidades son infinitas. Visite el Parque Nacional Nahuel Huapi, el más visitado, conocido y hermoso de toda la Argentina.

El Parque Nacional Nahuel Huapi es uno de los destinos turísticos más famosos de la Patagonia. Tiene propuestas para todo tipo de visitante y en cualquier época del año. Tanto en verano como en invierno se pueden hacer paseos y actividades deportivas por bosques, lagos y montañas. Entre las opciones para hacer están: paseos lacustres, caza y pesca deportiva, rafting, kayak, canotaje, excursiones en bicicleta, cabalgatas, esquí nórdico y de fondo, buceo, escalada y trekking. ¡No se aburrirá ni un segundo en Bariloche!

La visita al cerro Tronador es una actividad obligada cuando esté en Bariloche. Su cumbre es un hito fronterizo entre Chile y Argentina. Podrá acceder con un paseo lacustre por el lago Mascardi visitando el glaciar Ventisquero Negro en su base. También es posible llegar hasta la cima del cerro Tronador caminando y pernoctando en el camino en un refugio de montaña. Además, otras montañas que valen la pena son el Cerro Campanario y el Cerro Otto a las que podrá subir con las telesillas.

Un recorrido hermoso y que además permite cruzar la frontera hasta Chile es el llamado Cruce de los Lagos. Se inicia el paseo en Puerto Pañuelo, ubicado muy cerca del Hotel Llao Llao con uno de los mejores paisajes de la zona. El paseo Cruce de los Lagos alterna recorridos por agua y por tierra para contemplar y visitar hermosas zonas como Lago Frías, encajonado entre montañas y de un increíble color verde, así como Puerto Blest, un sitio maravilloso con una hostería en la que podrá pernoctar o almorzar.

A pesar de que el agua de los ríos y lagos es fría en toda época debido al deshielo, durante los meses de verano mucha gente acude a las playas soleadas del Nahuel Huapi para disfrutar del sol y los más atrevidos para refrescarse en el agua. Las playas más elegidas son Bonita, Serena y la de los lagos Moreno y Gutiérrez. En los lagos y ríos de la región también se practican actividades náuticas como pesca, buceo, canotaje o rafting.

Finalmente, la actividad por excelencia es el trekking por senderos que recorren los hermosos paisajes y que permiten conocer lagos, montañas y glaciares. Hay caminatas para todos los niveles de dificultad, comenzando por sendas de pocos cientos de metros bajo centenarios coihues hasta picadas de alta montaña con pernoctada solo para expertos.  En invierno, el trekking se reemplaza por caminatas con raquetas de nieve sobre pintorescos recorridos cubiertos de blanco.

Comer en Bariloche

Entre una de las cosas que le encantará de esta pintoresca ciudad se encuentra su gastronomía. Amplíe su conocimiento culinario con el exquisito sabor de la comida del sur de la Argentina. Disfrute de Bariloche, recórrala y luego descanse de la mejor manera: almorzando o cenando en restaurantes de excelente calidad.

La gastronomía de Bariloche ofrece productos gourmet exclusivos de la Patagonia hechos por reconocidos chefs que se han mudado a Bariloche combinado con un entorno de ensueño. El trabajo en el rubro gastronómico está influenciadas por los primeros pobladores, los inmigrantes y sus culturas. Además, tiene un fuerte vínculo con la naturaleza, por ejemplo en el aprovechamiento de los productos frescos de la región como hongos o frutos rojos. Uno de los platos más pedidos es el tradicional cordero patagónico hecho al asador. También es usual que haya trucha, ciervo, conejo, fondues de chocolate y queso, entre otros. Le recomiendo comer en el restaurante Weiss donde podrá comer todas estas exquisiteces realizadas por la familia alemana Weiss.

Además, Bariloche es uno de los centros patagónicos de mayor venta de productos regionales como por ejemplo licores, conservas, miel, dulces, tés, alfajores, helados y chocolates, entre otros.  También se aprovechan las especies autóctonas de la flora andino-patagónica para la creación de dichos productos por ejemplo la rosa mosqueta y la lavanda.

Otro imperdible de Bariloche son los ahumados conocidos mundialmente por su sabor y calidad. Están entre los productos regionales más requeridos y usted tampoco podrá irse sin probarlos. La técnica culinaria ahumada consiste en exponer los alimentos a humo y data de una época remota. Compre ahumados de truchas, salmón, ciervo, jabalí y hasta quesos. Una amplia opción y le recomiendo probarlos todos. Si tiene la oportunidad pida una tabla para picar en algún restaurante, ¡no se arrepentirá!

Por último, Bariloche es uno de los lugares predilectos por los amantes de la cerveza. Allí podrá tomar una cerveza artesanal de primera calidad. Y además, si le interesa podrá incluso visitar la fabrica y ver cómo se produce. ¡Una experiencia sumamente interesante!

Aproveche del agua en Bariloche

En verano, aproveche los hermosos lagos y ríos en los alrededores de Bariloche para hacer actividades como rafting, excursiones lacustres, buceo y pesca.

Diviértase con toda su familia descendiendo en balsa o gomón por los rápidos de los ríos de los alrededores de Bariloche. Los rápidos son causados por las piedras, olas y huecos que dan movimiento al agua. Esta actividad les permitirá conocer de manera más emocionante la flora y fauna del lugar. Viajará con un guía de rafting conocedora de la región que les podrá mostrar la naturaleza de la zona y guiar en la navegación. Es probable que se moje, pero es parte de la diversión. Si no es amante del rafting y prefiere un viaje más tranquilo puede hacer una incursión en balsa o gomón también en cursos de agua mansa en el Río Limay. Además, se ofrecen catamaranes que permiten realizar excursiones lacustres por el Lago Nahuel Huapi.

Además, podrá hacer buceo en aguas cristalinas de Bariloche con trajes especiales y aire comprimido. Conozca la vida y naturaleza bajo el agua. Las excursiones se realizan en el Lago Traful, en la Isla de las Gallinas y en la Isla Victoria, entre otros. Incluso para los más especializados hay buceo nocturno.  Esta actividad es para mayores de 10 años debido a los trajes de neopreno.

A partir noviembre comienza  la temporada de pesca. Aficionados y profesionales  viajan a Bariloche para disfrutar de este apasionante deporte. Los extensos ambientes de pesca que posee la Patagonia permiten disfrutar de paz, naturaleza y aire puro. Por su infraestructura y su privilegiada ubicación, Bariloche es un excelente punto de partida para realizar esta maravillosa actividad. Podrá pescar de manera deportiva bajo las técnicas de spinning, mosca y trolling peces como la trucha Arco Iris, marrón, de arroyo y el salmón encerrado.

Turismo Aventura en Bariloche

Bariloche no solo es un destino de invierno, sino que también puede viajar a Bariloche en la temporada de verano. Desde noviembre hasta abril puede realizar actividades como trekking, cabalgatas, mountain bike, canopy e incluso parapente. Si es amante del aire libre y el deporte, Bariloche le permite entrar en contacto con los hermosos paisajes de la Patagonia Argentina mientras realiza saludable actividad física.

El trekking es la actividad por excelencia para entrar en contacto con la naturaleza. Los paseantes se internan en el bosque, recorren valles y filos de montañas pudiendo así descubrir lugares paradisíacos. La zona de Bariloche y sus alrededores en el Parque Nacional Nahuel Huapi son ideales para esta actividad. El objetivo es encontrar paisajes y puntos panorámicos inaccesibles en auto para poder disfrutar de la naturaleza plena. Además, al trekking se le puede sumar acampar en algún refugio para extender la caminata a varios días. Actualmente funcionan siete refugios de montaña en los alrededores de Bariloche. Cuentan con dormitorios comunes, cocina, salón comedor y baños. Estas son experiencias para expertos, si usted es principiante hay también opciones más tranquilas y con menor dificultad. Toda la información se consigue en el Parque Nacional Nahuel Huapi.

A su vez, no solo puede recorrer Bariloche a pie, sino también a caballo. Los caballos se internan entre los cerros y los cañadones. Podrá disfrutar de la tranquilidad de la estepa y la cordillera. Realice cabalgatas por todo tipo de terrenos para encontrarse con liebres, zorros colorados, ciervos, además de gran cantidad de aves: patos, águilas mora, cóndores, etc.

Otra opción es visitar la zona con bicicleta. En Bariloche puede hacer excursiones en bicicleta de montaña que le permiten estar al aire libre disfrutando de la naturaleza más plenamente. Además, podrá acceder a más lugares. Disfrute con la posibilidad de exigirse y probarse en la variedad de relieves y climas. Bariloche y sus alrededores tienen escenarios para todos los niveles de exigencia, tanto principiantes como expertos.

¡El canopy le permite conocer el bosque a la altura de las aves! Podrá disfrutar de excepcionales vistas panorámicas y experimentar una sensación parecida a la de volar. Es una excursión apta para toda la familia que permite descubrir la naturaleza contemplando asombrosos paisajes que serían imposibles de apreciar desde el suelo. Recorra esta emocionante travesía entre las copas de los árboles en los bosques de Coihues de Bariloche.

Por último, si el canopy le despertó deseos de volar podrá hacerlos realidad con un vuelo en parapente. Para ello, se asciende a algún lugar de altura considerable desde donde se realiza el despegue. Irá acompañado por un instructor o piloto especializado por lo que es apta para todas las edades. Esta actividad le permite unir la aventura con el paisajismo ya que desde las alturas se divisan las mejores panorámicas de la zona. Con el parapente podrá ver Bariloche como nunca antes lo habías visto.

Viaje a Bariloche y conozca su belleza veraniega a pie, a caballo, en bicicleta y desde el cielo.

Bariloche cubierta de nieve

Bariloche es el segundo destino de esquí a nivel mundial. Viaje a Bariloche y disfrute de este deporte al máximo. El clima de Bariloche es de alta montaña con temperaturas frescas y nieve en invierno, por ello sus destacados centros de esquí son el principal atractivo de esta ciudad.

El centro de esquí más importante de Argentina es el Cerro Catedral, ubicado a 20km de Bariloche, y con muchísimas pistas para

experimentar. Otro centro de esquí es el Cerro Otto donde se practica esquí nórdico, también conocido como esquí de fondo o cross country. ¡Si aún no sabe esquiar este es el mejor lugar para aprender!

Además, podrá recorrer senderos con raquetas de nieve y con esquíes de fondo para conocer la naturaleza y paisajes de Bariloche cubiertos del pintoresco blanco de la época.

Bariloche, una ciudad pintoresca

Conocido por todos, Bariloche es el tercer destino turístico a nivel nacional por todo lo que ofrece. En sí misma, Bariloche ya posee un atractivo turístico muy importante. Con construcciones de estilo arquitectónico europeo muy pintoresco, Bariloche es hermosa para hospedarse. Además, sus reservas naturales incluyen lagos, bosques y montañas, brindando unos paisajes dignos de ser vistos.

El estilo arquitectónico es parte del legado histórico de Bariloche y perdura hasta hoy. En sus orígenes, la mayoría de las construcciones eran de madera según estilos de construcción alpinos y europeos debido a los primeros hombres blancos que se asentaron en el lugar eran inmigrantes de origen alemán. Podrá maravillarse con construcciones como la Catedral de Bariloche y el Centro Cívico compuesto por la biblioteca, el museo y el edificio de la Municipalidad con su torre con reloj. También se destaca el mundialmente conocido Hotel Llao Llao.

La ciudad cuenta también con exquisitas confiterías y casas de té, así como también restaurantes con gastronomía tradicional de primer nivel. Hay en la ciudad dos cines, un teatro y varias discotecas y pubs para las actividades de vida nocturna. Asimismo, Bariloche ofrece un amplio calendario de eventos, entre ellos, la Fiesta Nacional de la Nieve, la Fiesta de las Colectividades y, desde 1993, se realiza anualmente la Semana musical Llao Llao, un ciclo inolvidable de conciertos gratuitos y presentaciones especiales que cuenta con la participación de prestigiosos músicos e intérpretes llegados desde distintos puntos del mundo.

Además, en la ciudad se venden artesanías típicas de la Patagonia. Una marca de mucho prestigio es Cerámica Bariloche que fabrica los productos más representativos de Bariloche desde 1948 y cuenta con un amplio reconocimiento a nivel internacional. La visita a la fábrica de Cerámica Bariloche es un programa clásico que no se puede perder.

Viaje a Bariloche y disfrute de las actividades que ofrecen los alrededores de Bariloche, pero no se olvide de tomarse un día para pasear por esta ciudad sin igual y disfrutar de su encanto. Compre algún recuerdo de Bariloche, llévese chocolate en rama para su hogar y saque fotos de la pintoresca Catedral. Verá que el año que viene querrá volver, porque Bariloche es así: enamora.

Más golf en Bariloche

Bariloche es para los amantes del golf. Además de la mejor cancha de golf de la Argentina en el Hotel Llao Llao, cuenta con otros dos campos de golf: Arelauquen Golf & Country Club de 18 hoyos y otro más pequeño de solo 9 hoyos 10km del Llao Llao y a 15km de Bariloche.

Arelauquen Golf posee un espectacular campo de golf de 18 hoyos creado de acuerdo a las últimas y mejores técnicas internacionales para garantizar la excelencia del Golf en todos sus aspectos. El diseño de la cancha fue realizada con la colaboración de Vicente “Chino” Fernández, uno de los mejores golfistas argentinos de la historia de este deporte, que volcó allí toda su experiencia.

Si bien la cancha de golf de Arelauquen está desarrollada en medio de las 700 hectáreas del country club y rodeada de lotes y casas con increíbles vistas, su uso no es exclusivo de propietarios sino que está abierto al público residente de la región y a los turistas que se acercan a Bariloche durante todo el año. La cancha está abierta todo el año y el club de Golf ofrece todos los servicios necesarios. Además, el Club House recrea el ambiente de las tradicionales cabañas andinas e invita con su calidez a saborear delicias regionales frente al hogar a leña, con espectaculares vistas.

En un bellísimo entorno natural paradisíaco, los golfistas de todos los niveles podrán vivir una experiencia única y divertida. Aproveche para jugar en esta cancha a un precio económico. Le garantizo que valdrá la pena y podrá jugar rodeado de la más hermosa naturaleza. Arelauquen Golf & Country Club se encuentra frente al Cerro Catedral y al azul cristalino del Lago Gutiérrez, con vistas a las cumbres del Cerro Otto y al Cerro Catedral.

¡Viajar a Bariloche para jugar al golf también es una opción!