La Quiaca

Ubicada en el departamento de Yavi, al norte de Jujuy. Se encuentra a unos 3500 metros sobre el nivel del más, lo que la convierte en una de las ciudades más alta del mundo. Durante las fiestas patronales, llegan a ella personas de todas las regiones aledañas, incluyendo Bolivia. Es uno de los pasos ferroviarios internacionales que conecta con la línea férrea que lleva a La Paz. Cuenta con todas las comodidades que se pueden ofrecer a los turistas que la visitan, ya que es uno de los asentamientos urbanizados más importante en la zona noroeste de la Argentina.

En esta ciudad, se pueden adquirir artesanías realizadas por los habitantes de la zona, que son descendientes de los pueblos aborígenes que habitaron la región. Alfarería, ponchos, fajas, orfebrería, cestería, tallas realizadas en madera, etc.

Se puede llegar a La Quiaca a través de la ruta nacional 9, la que la comunica con el resto de Argentina. Las rutas provinciales 4 y 5, la unen con la provincia de Salta. Desde Bolivia, atravesando el Puente Internacional que se encuentra sobre el río La Quiaca.

Esta hermosa ciudad norteña se encuentra dividida por las vías del ferrocarril, en el sector Oeste y el Este. El Oeste es el más vistoso, muy visitado por turistas por sus atractivos paseos. La Plaza Independencia decorada con una fuente de piedra granito. A su lado La Iglesia del Perpetuo Socorro. El Mercado Central, es el indicado para saborear comidas típicas y tradicionales bebidas. El Museo Etnográfico, está abierto de 10 a 13 y de 16 a 20, en el se pueden admirar vasijas y reliquias precolombinas.

San Salvador de Jujuy

Es la capital de la provincia de Jujuy. La arquitectura de la ciudad contrasta lo tradicional con lo moderno. Cuenta con museos y monumentos muy notables como el Palacio de Gobierno, el Museo Histórico Provincial, el Museo de Paleontología, Mineralogía y Biología de Altura, el Museo Arqueológico, entre otros. Se puede visitar la Plaza Central General Belgrano, donde se encuentra el monumento del General Belgrano, a su alrededor, el Cabildo y la Catedral.

En el Centro Comercial, se pueden adquirir hilados de llamita y merino, al igual que innumerables artículos regionales. Recorriendo sus calles desparejas y las casonas con ventanas enrejadas y patios floridos, se puede apreciar y conocer costumbres de la ciudad. Son típicas las procesiones que tienen lugar durante las festividades religiosas, cuando los lugareños bajan por los cerros interpretando música con instrumentos típicos de la región.

El pueblo jujeño es muy entusiasta, sobre todo en sus festividades tradicionales. Durante la época de las Fiestas Navideñas, se pueden apreciar pesebres típicos, acompañados con cantos de villancicos. También es tradicional la antigua Danza de las cintas que realizan los niños, muy colorida y viva expresión cultural.

El clima es templado. Durante el verano se tienen intensas lluvias que provocan creciente de lagunas, ríos y arroyos. Durante el invierno, las nevadas se vuelven un atractivo turístico y para los pobladores de la zona. Las diferencias térmicas son muy marcadas durante los días más calurosos y reducidas en los días más fríos. Esto hace que San Salvador de Jujuy se pueda visitar durante todo el año.

Tilcara, tierra aborigen

Se encuentra ubicada en la Quebrada de Humahuaca y es considerada capital arqueológico de la provincia de Jujuy, debido a que en él se encuentra el Pucará, considerado el sitio arqueológico más importante de las antiguas poblaciones de la zona. El clima es seco, durante el invierno caen algunas heladas y su fauna típica incluye cóndores, águilas, guanacos y vicuñas.

En Tilcara se puede realizar trekking, cabalgatas, montañismo, realizar recorridos de interés arqueológico y cultural. Avistaje de fauna y flora. Uno de los atractivos es el Pucará de Tilcara, población fortificada que fue construida por nativos omaguacas durante la época precolombina. Otro imperdible de la zona es la visita al Cerro de los siete colores. Durante la Semana Santa, en el Museo de las Ermitas se exhiben colages realizados con semillas y otros elementos naturales, que reproducen escenas del calvario de Cristo y en esa misma época, baja la Virgen de Copacabana en andas de los promesantes, desde Punta Corral.

En esta zona se pueden adquirir artesanías como: alfarería de omaguacas, vasijas con su clásica forma de toritos o rostros de mujer o hombre, orfebrería, mates y otros utensillos, ponchos tejidos de pelo de oveja o llama y artesanías de madera de palo santo, cestería, trabajos en cuero e incluso instrumentos musicales autóctonos.

Durante febrero se festeja el carnaval en toda la región, contando con la participación popular, es uno de los más famosos del país y atrae a los turistas de todo el mundo. En esta zona se practica el culto a la Pachamama, para esto se realizan pintorescas fiestas.

Humahuaca

Pintoresco pueblo con mucha población de origen quechua, calles empedradas y casas de adobe. Llaman la atención la Iglesia de la Candelaria y enfrente de esta, el cabildo, famoso por su reloj-torre, del que sale una figura de tamaño real de San Francisco Solano a bendecir a los presentes. El Museo Folclórico Regional se encuentra ubicado al lado de La Chichería, demostración de las costumbres de la zona. En el museo, se pueden ver una colección de instrumentos como erques, charangos y bombos, además de disfraces del ya famoso carnaval que se festeja en el lugar en febrero de cada año.

Este pueblo es el último antes de la entrada a la Puna. Es además el más grande y a la vez el más autóctono y el que concentra toda la cultura de la Quebrada. Sus calles son angostas y por la noche sólo son alumbradas por faroles de hierro forjado, que reflejan la luz sobre los adoquines. Típica imagen colonial.

En Humahuaca se puede contratar la excursión de Los Colorados, que consiste en cerros que cambian de color a medida que se recorren, según la posición del sol. El Yacimiento Arqueológico de Inca Cueva o Chulín, valiosísimo exponente de arte rupestre. Paredes y techos están cubiertos de pictografías de color negro, rojo y blanco. Ubicado en la quebrada de Chulín, se llega a él caminando, se puede visitar todo el año pero durante el verano se dificulta el acceso por las lluvias. En el lugar se puede sacar fotos, realizar caminatas y también cabalgatas.

A puro tango

A los que les gusta el tango, en la Ciudad de Buenos Aires existen dos lugares que tienen que visitar: el Museo Carlos Gardel y el café Tortoni. El Carlos Gardel se encuentra en el barrio del Abasto, se puede llegar con la línea B del subte. El Tortoni queda en el barrio de Monserrat, sobre la Av. De Mayo.

El café Tortoni es el típico café porteño, pero además tiene una muestra de arte permanente, publicaciones para contribuir a la cultura y también en él se pueden adquirir souvernirs de todo tipo. Lo creó un inmigrante cuyo apellido era Touan. El café fue y es frecuentado por pintores, escritores, músicos y periodistas, hasta Benito Quinquela Martin lo visitaba asiduamente. Parte de la historia porteña, hoy la gente juega a las cartas, al billar o sólo toma un café con amigos.

Museo Carlos Gardel, instalado en lo que fue la casa del famoso cantante de tango. En esta vivió con su madre muchos años. El museo es uno de los sitios más visitados por turistas y argentinos. Imperdible visita para todo el que visita Buenos Aires, donde se puede sentir la esencia del tango y parte de su historia. Se ubica en Jean Jaures 735, Abasto, Ciudad de Buenos Aires. Los horarios en los que se realizan visitas guiadas es: lunes, miércoles, jueves y viernes a las 13 hs, sábados, domingos y feriados a las 13, 15 y 17 hs. Se encuentra abierto los lunes, miércoles, jueves y viernes de 11 a 18 hs.  y sábados, domingos y feriados de 10 a 19 hs. Los miércoles la entrada es gratuita.

El Malba

Para los que prefieren el arte, la Ciudad de Buenos Aires cuenta con muchísimos museos importantísimos y de nivel internacional. Entre ellos se encuentra el famoso Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, visita obligada de cualquier turista que pasa por esta gran ciudad. Buenos Aires es una ciudad cosmopolita, no es extraño que los sitios dedicados a la cultura y el arte, se encuentren entre los mejores de Latinoamérica y el mundo y el MALBA no es la excepción. En él también se realizan conferencias, ciclos de cine y exposiciones temporarias.

Este museo se encuentra en Avenida Figueroa Alcorta 3415, en el barrio de Palermo. Este, aloja la colección de Eduardo Constantini, que cuenta con más de 200 piezas, entre ellas pinturas, esculturas, grabados, fotografías y objetos creadas por artistas latinoamericanos durante el siglo XX. Este bellísimo edificio, uno de los museos más modernos de Buenos Aires, está revestido de piedra caliza y tiene  grandes superficies de vidrio. Además de salas de exposición, en el funcionan una tienda de regalos, un café, una sala de cine y una librería. Las obras que se exhiben son de  autores como Frida Kahlo, Diego Rivera y José Bedia Valdés, entre muchos otros.

El edificio busca integrarse a la ciudad y otorgarle un lugar donde disfrutar del arte. También cuenta con un auditorio, talleres de conservación y terrazas de esculturas. El museo se encuentra abierto los lunes, jueves, viernes, sábados y domingos de 12 a 20 horas y los miércoles de 12 a 21 hs. En la tienda se pueden comprar accesorios como carteras y bolsos, elementos para el escritorio  y más.

Avenida Corrientes, con esencia de tango

La calle más representativa de la ciudad y la más querida por todos los porteños, es la Avenida Corrientes. Si pasas por Buenos Aires y tenes poco tiempo para visitarla, recorrer esta calle es lo primero que tenes que hacer. Llena de pizzerías, cafés y librerías, además de teatros importantísimos. Tiene alrededor de 70 cuadras de largo y une los barrios de Puerto Madero y Chacarita, atraviesa los barrios de Once, Abasto y Almagro, típicos lugares de tango. Durante todo el año, renueva su encanto.

La Asociación de Amigos de Corrientes, instaló figuras esculpidas, con escenas tangueras en algunas esquinas de la avenida, aumentando su espíritu de tango y alegrando el paisaje para los vecinos del lugar y los visitantes. Las pizzerías más tradicionales de Buenos Aires se encuentran sobre esta avenida, el Palacio de la Pizza, los Inmortales y Banchero. En la zona del Obelisco, se encuentra la mayor concentración de librerías y famosos teatros de la ciudad. El Maipo, Opera, Gran Rex y el Alvear, son algunos de los más importantes. En este lugar, las librerías permanecen abiertas hasta altas horas de la noche, al igual que los cafés, especialmente los fines de semana. Los cafés más populares y famosos son La Giralda, La Paz y El Vesuvio.

Calle Corrientes, calle de tango y milonga. El espíritu porteño se encuentra plasmado en sus veredas y esquinas. Generalmente, llena de gente circulando,  para ir a tomar un café con un amigo o comprar un buen libro, cualquiera es buena excusa para visitarla y cada vez se pone más linda.

El Teatro Colón

En Cerrito 628, Ciudad de Buenos Aires, se encuentra el Teatro Colón. Considerado uno de los principales teatros líricos a nivel mundial, fue inaugurado en 1908. Este es un teatro único en nuestro país, la sala central tiene una peculiar forma de herradura o U, considerada una de las mejores en acústica del mundo y Raúl Soldi fue quien decoró la cúpula. La capacidad del mismo es de 3542 espectadores sentados y de 700 espectadores parados. Además, el Teatro Colón tiene un elenco estable, cuerpo de baile, museo, biblioteca, vestuario y talleres de escenografía.

La decoración tiene un indudable sello francés y el edificio, estilo ecléctico. La sala principal está rodeada de palcos hasta el tercer piso. El escenario posee un disco giratorio, que rota en cualquier sentido y posibilita cambiar la escena de manera muy rápida. El foso destinado a la orquesta tiene capacidad para 120 músicos. Los tratamientos especiales de sonido le otorgan una acústica excepcional, reconocida mundialmente.

Es interminable la lista de artistas que se presentaron en el teatro, nacionales e internacionales. Compositores como Richard Strauss, Manuel de Fallay Gerardo Gandini, etc. Directores de orquesta como Arturo Toscanini, Leonard Bernstein y Miguel Antel Veltri, entre otros. Entre los cantantes se encuentran Erico Caruso, Renata Tebaldi, Plácido Domingo, José Carreras y Luciano Pavarotti. Entre los argentinos con importante carrera internacional: Luis Lima, Ricardo Cassinelli, Renato Cesari, Darío Voloté y más. La danza también tiene lugar, con primeras figuras como Anna Pavlova, Olga Ferri, Julio Boca, Maximiliano Guerra y Paloma Herrera. Un lugar para soñar despierto.

Qué visitar en Buenos Aires

Muchos de los que vivimos en Buenos Aires, no terminamos nunca de conocerla. Al llegar a Buenos Aires, las dos visitas infaltables son La Boca y San Telmo. Estos son dos barrios porteños, llenos de historia y tango. En La Boca nos llama la atención lo pintoresco y colorido de las viviendas y sus calles. San Telmo,  el pasado congelado y hecho presente.

Al visitar San Telmo, se pueden ver las calles empedradas y las casas de adobe y ladrillo. Este conserva aún el espíritu de la arquitectura colonial y en cada esquina se puede encontrar museos e iglesias, convirtiéndola en un barrio con importante atractivo turístico. Si le gustan las artesanías típicas visite la Feria de la Plaza Dorrego, en el encontrará: piezas de madera, cristal, vidrio y  platería y espectáculo de payadores, mimos y músicos. La feria está abierta todos los domingos de 10 a 17 hs. y se ubica entre las calles Bethlem, Aieta, Defensa y Humberto 1°. En Balcarce e Independencia se encuentra El Viejo Almacén, fue durante muchos años una casa de tango y fue declarado Sitio de interés Cultural. Hoy funciona en él una tanguería.

La Boca, barrio de tango y arte. Casas de coloridas chapas y calles irregulares, este es el paisaje que nos regala al recorrerla. La famosa calle de este barrio, conocida mundialmente como Caminito, actualmente es peatonal y se encuentra rodeada de ventanas y balcones de casas llenas de colores brillantes. Al sentir el adoquín bajo los pies, hasta te dan ganas de bailar un tango.

Ruinas de San Ignacio

Una de las atracciones más conocidas de la localidad de San Ignacio son las Ruinas Jesuíticas de San Ignacio Miní. Esta es una visita obligada para todo el que visite la provincia de Misiones. San Ignacio se encuentra a 50 km de Posadas. Estas ruinas forman parte de las Misiones Jesuíticas Guaraníes, que se construyeron en territorio argentino, paraguayo y brasilero. Fueron fundadas por los padres jesuitas en la Campaña de Dios.

Las ruinas fueron declaradas Monumento Histórico Provincial en 1969 y Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1983. Luego de ser saqueadas y destruidas, fueron restauradas en la década de 1940. En la visita se puede aprender mucho de la cultura aborigen de la región, sobre todo de la guaraní, de quienes heredamos la costumbre del mate. En la región tuvo lugar una experiencia social religiosa única. En ella convivieron los guaraníes convivían en armonía con los curas, quienes les enseñaban catecismo. El corazón de cada pueblo era la iglesia y todas las calles terminaban en ella.

Visitar las imponentes ruinas nos traslada a ese tiempo, en el que las distintas tribus convivían en las reducciones, en armonía y dedicadas al trabajo y la religión. El guía con sus relatos nos hace revivir el coraje de hombres que se aventuraron en la selva sin saber a qué se enfrentarían pero con una misión en sus corazones, el de evangelizar. Estas ruinas se encuentran inmersas en la selva misionera, que es el marco ideal para un viaje al pasado y de ensueño.