Al norte del país: Laguna Blanca

A lo alto del país nos encontramos con la localidad de Laguna Blanca en el noreste de la Provincia de Formosa donde abunda la paz, tranquilidad, la vegetación, y una naturaleza impecable. Serena, agradable y con un entorno más que atrapante, es un destino ideal para disfrutar en estas vacaciones de verano para descansar en familia y que los niños también se divertan con las distintas actividades que este lugar tiene. De agradable clima, una postal ronda al horizonte en toda estación del año. Es un paisaje típico del norte, con casas pequeñas estilo colonial, de calles anchas y muy arboladas, ríos cristalinos, grandes espacios verdes para aprovechar el aire puro como la Plaza Principal donde prevalecen los distintos colores de las flores; senderos y pérgolas y completan el diagramado de este encantador espacio. Muchas personas vienen hasta acá para alejarse de las grandes ciudades y poder descansar en familia. Otros, aún más fieles, aprovechan para visitar y rezar en la enorme y hermosa Iglesia que fue construída hace ya muchos años.

Por otra parte, a poca distancia del Parque Nacional Río Pilcomayo, hay distintos caminos para aprovechar del contacto con la naturaleza con los animales que rondan ahí y con la abundante vegetación, una gran laguna cristalina, de la que proviene el nombre de la ciudad. Distintas actividades para realizar tanto al aire libre como cerca del centro urbano para los chicos.

Es, sin dudas, un lugar ideal para visitar y aprovechar de un buen descanso en familia. Para todos los gustos y edades hay alguna actividad, y para todos aquellos hay unos paisajes hermosos que los esperan.

 

La entrada hacia la localidad de Laguna Blanca.
La entrada hacia la localidad de Laguna Blanca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *