A Rio Negro, Bariloche

Hotel Llao Llao

“Bienvenidos a la ciudad de San Carlos de Bariloche”. Así nos recibieron en el aeropuerto de la ciudad, luego de un viaje desde Buenos Aires de aproximadamente 3 horas. Al llegar, directamente me subí a un bus donde me dejó en el hotel donde me iba a hospedar durante los próximos 3 días: Hotel Llao Llao. El viaje fue por trabajo, mientras tanto aproveché para visitar la ciudad y darme el placer de conocer este estupendo hotel. Bariloche es una ciudad con muchísima historia, destino turístico elegido por miles de personas (según datos, tercero a nivel nacional). La estadía en el Llao Llao fue de primera calidad. Con una vista excepcional, con los lagos Nahuel Huapi y Moreno a su alrededor, el hotel se encuentra ubicado en una colina.

Bariloche tiene terreno para todo tipo de actividades. Al poseer diversos lagos, bosques y montañas, y principalmente cerros (como el famoso Cerro Otto), se puede tener entretenimiento asegurado. En esta ocasión, se contrató una agencia para cubrir tres días repletos de actividades. Empezando por Rafting en los ríos de las montañas, siguiendo con Cabalgatas, Bicicleteadas y Kayak. También hubo momentos de distensión, donde pude hacer cata de vinos y de diversos quesos, como también comer un asado al lado del Nahuel Huapi.

Hubo tiempo para pasear por el Centro Cívico, comprar chocolates en Rapa Nui y tomar un chocolate caliente en Havana.

A la noche fui a cenar con el grupo a Rincón Patagónico, donde comimos Cordero. La calidad fue muy buena, además de la atención.

A la noche, poco había para hacer ya que era temporada baja. Solo algunos bares abiertos. Sin embargo, no faltó oportunidad para tomarnos unas cervezas artesanales de la ciudad.

La próxima oportunidad tal vez me dedique a hacer esquí. Aunque se necesita más tiempo para hacer todo lo que se puede hacer en Bariloche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *